Culpar, culpable, culpas…

“Quien esté libre de pecado que lance la primera piedra”… Fueron las palabras de Jesús a los fariseos, quienes amparándose en la justicia-que se cree la más justa- y en la ley de Moisés pretendían lapidar a una mujer adúltera. Todos se fueron. Nadie la condenó, ni siquiera él.

Hoy, me pregunto: Quien pudiera hacerlo? Quién está libre de culpas? Quién se sacude los hombros sin que caiga nada al piso? Quien pudiera culpar a otro sin mirarse a sí mismo?

La historia será siempre diferente, lógicamente, en dependencia de la lengua que la cuente. Las culpas recaerán en distintos puntos, según el despecho y las rectificaciones. Lo triste es cuando queremos ser más duros que el acero o que el cristal, a sabiendas de que ninguno de los dos llega a ser totalmente inmortal. Y no solo por adulterio, qué va! Son tantos los motivos enarbolados para culpar, declarar culpables, repartir culpas.

Lo malo no es echarlas, eso es fácil. Lo terrible es cargarlas, llevarlas a dondequiera que uno vaya, adormecerlas pero saber que están ahí dentro.

Yo, de hecho, me declaro incapaz de culpar. Es decir, sé reconocer las culpas de otros y barrer toda la hojarasca que les impida verlas pero mi sino es cargar con ellas y con las mías. Y al cabo del tiempo, pesan tanto que a veces he soñado con la posibilidad de vivir en un mundo antigravitatorio. No es esa la única manera en que todos flotamos y las leyes del peso se obsoletan? Ahí sería feliz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s