To know or not to know

Alguien acudió a este blog como parte de la cruzada que emprendió hace unos meses para conocerme. Se supone que cuando no queremos que se nos escape el más mínimo detalle sobre alguien, explotemos al máximo todas las vías principales y alternativas para satisfacer nuestro empeño. Y la web 2.0, en la actualidad, ayuda mucho a eso.

Es entonces que me percato cuánto de mí ya no puede ocultarse porque tras las teclas de un frío teclado otros podrán encontrar algo más allá. Y ya yo lo sabía, al escribir un blog, al elegir una profesión extremadamente pública, al promocionar mi nombre y otras tantas cosas. Pero quizás, no me había percatado de cuánto de mí se escapa entre los “espacios en blanco” de Umberto Eco y de cuánto pueden desnudarme, de repente.

Lo confieso. Se me fue. Se me fue de las manos y de mi capacidad de previsión. Hoy debo enfrentarme a mí misma, descubierta por otro. Pero no obstante, me consuela saber que no siempre podemos conocer a las personas. De hecho,  nosotros mismos, nos desconocemos un poco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s