Desempapelando…

Si líneas más abajo acusé a mi mamá de “recolectora de cosas inútiles” hoy creo debería retractarme, al menos un poco.

Por su afán incontrolable de guardarlo todo, aunque carezca de closets, escaparates, cajas o espacio, yo me reencontré. Decidí limpiar un libro y junto con el polvo deshacerme de todo cuanto sobrara en él, colocado de manera horizontal o escondido tras los libros. Así me apuré en dejar en el tanque de la basura de la esquina, bien lejos del alcance arrepentido de ella, un montón de guías telefónicas; unas placas de rayos-X, no sé de quién; una caja de papel carbón y un file viejo. Este último se salvó de su destino porque al descuido cayeron al suelo diplomas de concursos y dibujos infantiles.

Dentro de aquel file, mi mamá intentó recoger buena parte de la vida mía y de mi hermano. Nuestras tarjetas de nacimiento, nuestros primeros diplomas y dibujos, nuestros expedientes de estudiante, escritos en hojas sueltas.

Pude recordar entonces aquellos Festivales del Cuento que hacíamos en mi primaria en los que cada grupo montaba una obra basada en algún cuento infantil; aquellos concursos de ortogafía y español; aquellas costuras de candelillas e hilván doble de las clases de Educación Laboral e incluso aquel Coloquio Internacional en honor a Dulce María Loynaz en el que yo participé con solo once años.

Supongo que le agradezco por esos minutos de recuerdos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s