Qué pasará con Carlitos?

“Mamá no te quiero ver llorando…mamá yo me voy a portar bien…para que tú me vuelvas a querer….”Así cantaba Carlitos, con una voz melódica y temblorosa…La canción que inventó para dedicársela a su mamá…Y yo, con los ojos desbordantes, tuve que dar dos pasos hacia atrás y ocultarlos para que ni Carlitos ni los demás se dieran cuenta.

Después todo pasó…Esos muchachos y muchachas de 12, 13 y 14 años compartieron todo lo que sabían de carpintería, de mecánica, de restauración del calzado, de albañilería, de costura, de artesanía y de un montón de otras cosas que todos los días les enseñan como parte de la formación que deben recibir para su futura independencia y decente vida. Y yo, tragando en seco, valoraba todo aquello pero intentaba imaginar qué artimañas les había jugado el destino a todas esas criaturas que ahora debían estar ahí, en la Escuela de Formación Integral José Martí, lugar que nadie conoce por ese nombre por su cercanía con el Combinado del Este. Por qué estaban ahí, en el Combinadito?, me preguntaba.No es bueno estar buscando los por qué de todo. Uno corre el riesgo de encontrarse con cada cosa…Supe que Carlitos tenía graves trastornos de la conducta que lo llevaron a tener actitudes predelictivas, entre otras razones, porque su mamá, agobiada por asuntos económicos, dedicaba más tiempo a otras cosas que a la relación con su hijo…Supe que aquel muchachito medio rubio era un “potencial delictivo” en su barrio, sobre todo porque la mayor parte del tiempo andaba en la calle, sin que su abuela pudiera seguir siempre sus malos pasos, en la ausencia de sus padres presos….Supe que esa muchachita menudita y de espejuelitos había sido protagonista de fuertes actos violentos y que en la escuela había encontrado un espacio feliz, en el que además le celebraron los 15 con traje y todo, aunque su mamá ni siquiera fue a verla…

Y así, detrás de cada pregunta emergía una respuesta triste.

Cada uno de esos adolescentes(la mayoría de Centro Habana y Habana Vieja), a los que se les trata como tal en esa institución educativa sin importar la lista de incidencias que lleven en su expediente, llevaban la etiqueta de “problemáticos”, “pre-delincuentes”, “conflictivos”, and so on porque el medio familiar y social en el que los recibieron al nacer no fue el mejor.

Y no es por buscar a quién culpar…pero es que cuando una familia no funciona como tal, los retoños pueden desperdigarse…y aunque hay centros como este, donde se les garantiza atención, amor y orientación, qué pasará con ellos cuando retornen a ese entorno hostil?

Qué pasará con Carlitos, si no se porta bien o si percibe que su mamá no lo ha vuelto a querer?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s