Rimbombancias…

¿Soy una joven narradora? ¿Soy una joven narradora…con talento?

De repente, las palabras suenan rimbombantes cuando se leen así, de golpe.

Pero ahí estaba yo, con el plegable en mis manos, en el que se decía, clarito, clarito que la misión principal del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso es “elevar los conocimientos teórico-técnicos de jóvenes narradores con talento del país mediante cursos anuales de técnicas narrativas”. Y repito…ahí estaba yo, sentada en una de las sillas del aula José Saramago con mi nombre en la lista de los alumnos del curso de este año.

Entonces, si las leyes de la interpretación literaria y las de la transitividad se cruzan de vez en cuando, como en ese minuto, yo debía empezar a asumirme como alumna-joven-narradora-talentosa, que se perfeccionaría durante el próximo año.

¡Yipis!-como exclamaría la Vilma de Scooby-Doo. No sabía si emocionarme, preocuparme o sencillamente calmarme.

Lo que sucede es que cuando se tienen ganas de escribir-no precisamente textos periodísticos- y de reconocer si lo que se escribe tiene calidad o no y puede ser leído/publicado o no, la tenacidad no halla descanso. Y se llenan páginas en blanco, virtuales o de papel, con miles de ideas que brotan y se autocensuran al brotar…y la indecisión aflora en el momento de seleccionar lo que vamos a presentar…y esperamos que nos avisen si resultamos seleccionados o no para sentarnos en esas sillas, desde donde escuchamos el primer día a Eduardo Heras León decir que ya éramos escritores sin que nadie tuviera que decírnoslo.

Vaya, de pronto eso suena también rimbombante. Tal vez muchos de los que compartían el oxígeno en esos momentos conmigo sintieron que de pronto el preciado gas escaseaba ante tantas inspiraciones agitadas. O tal vez no, tal vez estaban convencidos de eso desde hacía mucho tiempo.

En cambio yo que, confieso, alguna que otra vez he soñado con escribir una novela a lo García Márquez aún a sabiendas de que sería perfectamente feliz tan solo con publicar un libro de cuentos para niños, me sentí inexplicablemente sin palabras.

Ahora estoy ahí, estaré ahí, en ese acogedor inmueble en el que las sonrisas contagiosas de Ivonne y la sencillez de Heras me dieron la bienvenida…en el que muchos otros escritores-de verdad-compartirán la savia de su conocimiento…en el que me parecerán muy cortas las horas y muy larga la lista de libros para leer y complementar la que ya tengo… en el que, sobre todo, no dejará de parecerme increíblemente rimbombante que yo esté.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rimbombancias…

  1. albertoyoan dijo:

    Mijta qué rimbonbante te pones, jejeje… en hora buena, espero salga lo buen escritora que eres, cada uno tenemos algo de eso por dentro, pero solo en momentos así nos atrevemos a contar historias, las nuestras no que serían muy fuertes, jajaja… un abrazo sevillano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s