Tras el Papa…

El Papa Benedicto XVI se fue ya de Cuba.
Dejó detrás una estela enorme de informaciones, reportajes, cables de noticias, fotos, montajes y hasta crónicas…Ovaciones, aplausos y sonrisas no le faltaron junto a las miradas curiosas de quienes, sin ser creyentes en su doctrina, no quisieron perderse “el acontecimiento del año”. Suspiros de complacencia y alivio también le ofrecieron, sobre todo quienes en épocas pasadas, padecieron lo indecible hoy por profesar la fe del sucesor de San Pedro y que no tuvieron ahora que ocultarlo, henchidos de regocijo y de esperanza…
Incluso, a Su Santidad no le faltaron banderitas y vítores a lo largo del camino por donde transitó, en Santiago de Cuba y en La Habana, como representación del pueblo cubano. Personas que estuvieron allí, no tanto por fe ni esnobismo sino por haber firmado un acta de compromiso en su centro de trabajo en la que se aseguraba su presencia “en cumplimiento de la tarea asignada”. Claro, el Papa no se dio cuenta de eso y mucha gente tampoco y por eso hoy algunos en la cola de la tienda se asombraron cuando escucharon a la cajera contarle a la dependienta sobre la magnitud del catarro de su hijo “movilizado”, quien no pudo moverse del lugar en el que estaba en la Avenida Boyeros, a pesar de la lluvia.
Otros no, por el contrario, sentenciaron: De qué vamos a asombrarnos?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s